Industria 4.0 para los retos actuales en las fábricas

Tecnologías como la [IA (Inteligencia Artificial)], la realidad virtual o el IoT (Internet de las Cosas o Internet of Things) están próximas por producir un asentamiento entre las personas y convertirse en el estándar social que habilite un estilo de vida casi por completo digital.

Actualmente, cada vez que una persona habla sobre la transformación o revolución en tecnología han pasado de un “Se aproxima un gran salto a la tecnología” a un “Ok, no está mal pero ¿Cuál será el siguiente avance?”; pues cada vez es mayor la rapidez con la que evoluciona la tecnología tanto en el ámbito social como en el profesional. Por ello, el hablar de una empresa con amplia trayectoria y experiencia profesional ha dejado de ser un valor agregado para convertirse en un valor complementario apoyado de la innovación tecnológica y el gran valor de convertirse en una empresa que persigue la constante actualización.

La industria 4.0 (o cuarta revolución industrial) integra IoT, Cloud, Big Data e Inteligencia Artificial en la fabricación y en la industria de producción en serie, permitiendo capacidades como:

  • La supervisión en tiempo real
  • La monitorización del rendimiento de los procesos de producción
  • La trazabilidad y verificación de la medición correcta en la fabricación de piezas

Estas son capacidades imprescindibles de debe poseer cualquier empresa maquiladora si lo que busca es afrontar con alguna solvencia los retos estratégicos que se le presenta hoy en día. Y es que las empresas dedicadas a la producción en serie o manufactura, tienen que ser capaces de saber lo que está ocurriendo y hasta predecir lo que puede pasar después basándose en datos verídicos, pues “suponer no es saber”. Por ello es que sumarse al nuevo cambio de modelo hacia la hiperconectividad, la digitalización y la inteligencia operativa será clave para mantenerse dentro de la competencia en el mercado.

No se trata de aplicar todas estas tecnologías para transformar la fábrica en inteligente, sino de usar aquellas que realmente resulten relevantes para cada negocio. Pensando diferente, haciendo las cosas de otra manera, persiguiendo el cambio y reestructurando procesos a fin de permanecer mejorando e innovando, independientemente si se trata de una empresa de cerámica, un restaurante o de una fábrica de automóviles.

[cn-social-icon alignment=”left”]

2018-11-20T13:37:09+00:00